So Hum

0
13

Por Andrés García

La fuerza de nuestra naturaleza es más poderosa e inconmensurable de lo que podríamos llegar a imaginar. Superar las creencias pasadas, altamente limitantes, no es privilegio de pocos. ¡Es un derecho de todos!

Una manera efectiva de avanzar hacia nuestro verdadero Poder es dejar atrás viejos pensamientos y emociones estancadas, para así ampliar nuestro nivel de conciencia, recalibrar la energía y alcanzar la plenitud interior (Samsara). En un mundo sitiado por el ego, bajo esa identidad arbitraria, construido desde una Mente racional para efectos de desenvolvernos funcionalmente en este plano de la existencia, el Ser humano olvida de qué está hecho en realidad. Olvida que cada célula de su cuerpo, cada neurona, cada fibra están hechos de energía.

 

Cual vehículo atascado en medio de la vía, el Ser humano es presa de sus emociones pasadas y de un razonamiento provisto desde los sentidos, un razonamiento limitado, caracterizado por el miedo, la ansiedad, la frustración, el egoísmo, la insatisfacción, la angustia, el desinterés, la pérdida, la enfermedad, el dolor, etc. Aprender a ubicarnos en el lado adecuadode la ecuación, en el lado correcto de este Universo cuántico, nos ayuda a liberar el pensamiento de sus ataduras proveyéndole un bienestar inconmensurable, así como estados de profunda armonía y paz. Para esto es necesario entrenar esa Mente racional y reconectarla con la tecnología espiritual, concepto no necesariamente ligado a la religión.

 

¡El Ser humano es un Ser lingüístico! Nos construimos desde y a partir de la palabra. Con, por y a través de esta, somos en el mundo. La palabra posee energía pura, medible, cuantificable, impactando y creando nuestra realidad. Este es un saber ancestral que hoy es confirmado por la neurociencia, gracias a estudios especializados realizados en las principales universidades del mundo. De allí la importancia deidentificar palabras que nos edifiquen y que construyan al otro, convirtiendo estas en hábito.Observa cómo hablas. Observa cómo hablan las personas en tu entorno. Allí encontrarás la causa del efecto que hoy eres y que estos, hoy son.

 

So Hum, mantra yóguico escrito en sánscrito, lengua indoeuropea que se conserva en libros sagrados de los siglos XV y X a.C., es reflejo de un sonido que al tiempo posee elementos de conexión con el Universo, con el todo. Comprender que somos – abundancia, alegría, plenitud, amor, salud, riqueza – y no lo que creemos ser, recalibra por completo nuestro estado interior, nuestros niveles de energía, una energía que te sana y sana el entorno, preparándonos así para el mejor de los días. ¡

Eso es tener Poder! (Andrés García, Coach, autor del libro El Poder Infinito, de editorial Solar).