No todo es Arte

0
48

No todo es arte

Por Andrés García

No cualquier expresión “artística” merece ser catalogada de acto cultural. Si bien este es un término polisémico que cobija muchas definiciones, diferentes autores coinciden en denominar la cultura como el conjunto de bienes materiales y espirituales,transmitido de generación en generación, a fin de orientar las prácticas individuales y colectivas que aporten valor. ¡En la palabra valor está la clave!

Desde hace un tiempo, con el apoyo de las autoridades y algunas empresas que de buena fe le apuestan a la cultura en Pereira, se realizan periódicamente los fines de semana “actividades culturales” en el parque La Julia en el sector de Los Alpes, a la altura de la Circunvalar con calle 10. Estos espacios tienen por principio facilitar escenarios de interacción social en los cuales compartir – ante locales y visitantes – expresiones artísticas que evidencien las diversas manifestaciones culturales, en una ciudad que como Pereira es cuna de poetas, músicos, escritores y artistas; sin embargo, un sin sabor quedóen el sector frente a lo que pudo ser o no considerado como “acto cultural”. ¡No todo es arte!

El sábado anterior, por espacio de más de 6 horas continuas, desde la tarde hasta avanzada la noche,por lo que logré entender expresaba el animador ya que el sonido era tan alto que distorsionaba su voz, se desarrolló allí un concurso de música rap, género urbano originario de África que incorpora habla rítmica, improvisación y cierto tipo de jerga apoteósica, ensigno de ingenio y protesta social. Toda intención cultural siempre es bienvenida y, por demás, necesaria; sin embargo, el desarrollo de esta en particular dejó mucho qué pensar ya que se volcó hacia un acto sórdido, impúdico, grosero y hastairrespetuoso, para con las familias y visitantes del sector, que distó mucho de lo que se espera sea un aporte cultural. 

“Gonorreas les vengo a cantar” entre otras expresiones ofensivas, a un altísimo volumen que amplificaba la desfachatez de los intérpretes los cuales- en lugar de honrar el género musical lo denigraban,con sus gritos y mensajes de poco calado intelectual -dejaron claro que aquello de expresión cultural no tenía absolutamente nada. La cerrilidad no puede ser considerada una expresión artística, así algunos se esfuercen en disfrazarla. 

“Cultus” honrar con adoración, es el origen etimológico del término cultura. El arte provoca un efecto en el espectador que lo contempla, generalmente de reflexión, admiración, adoración y consciencia ante la cosa presentada. Un ejercicio de mal gusto, sin asomo alguno de calidad y exageradamente ramplón, jamás reemplazará la apuesta cultural, necesaria en todasociedad. Hay que diferenciar entre arte y mediocridad, entre la maestría de un performance y la ordinariez vestida de gala. El desmadre no puede ser catalogado como una expresión artística de protesta, como tampoco lo es putiar toda la tarde por unmicrófono, arrojar arengas de mal gusto a los asistentes y volcar – ante un auditorio visiblemente afectado – el descontento propio. Al caos auditivo nocturno que agobia a La Circunvalar no se le puedeagregar más ruido de seudo expresiones artísticas. Bienvenidos los actos culturales de calidad que inviten a admirar, a reflexionar. ¡Nos quedaron debiendo el rap!